El sistema ocular

Sistema ocular

El globo ocular es el órgano encargado de la visión compuesto por tres capas, tres cámaras y una lente. La capa que le da soporte al ojo, siendo la más externa, es la esclerótica que además les proporciona protección a las estructuras sensibles del ojo, justo por delante de esta se encuentra ubicada la córnea por donde atraviesa la luz y protege al ojo de posibles traumatismos, y delante de ésta se encuentra una membrana mucosa llamada conjuntiva. El iris conforma la túnica intermedia llamada úvea, y su principal función es la regulación de la entrada de luz a través de la pupila. La capa más profunda del ojo se llama retina donde se realiza la visión debido a que está conectada al nervio óptico y dentro de ella se encuentran zonas de vital importancia para ejecutar el proceso de visión, que son:

  • Disco óptico, el comprende la entrada de las arterias retinianas y del nervio óptico y también de la salida de las venas retinianas, pero al no poseer células sensibles a la luz por lo que se le denomina el punto ciego.
  • Mácula, se ubica en la zona posterior de la retina donde se encuentra una mayor cantidad de foto-receptores y de vasos sanguíneos por lo que sirve para la lectura y distinguir las caras de las personas.
  • Fóvea, se encarga de ejercer la mejor precisión y resolución para la visión y se encuentra en el polo posterior de la retina.
  • El cristalino se encarga de la acomodación del ojo por lo que es el responsable del enfoque.
  • El humor vítreo es un líquido de consistencia gelatinosa que se encarga de llena la región posterior del globo ocular, específicamente el espacio entre la retina y la cara posterior del cristalino por lo que tiene función amortiguadora y además de mantiene la forma del ojo y la presión interna de este.
  • Por su parte, el humor acuoso, es una sustancia menos densa que el humor vítreo y es incoloro, su función es la de nutrir y proveer de oxígeno a aquellas estructuras que no cuentan con aporte sanguíneo como la córnea y el cristalino. 

Degeneración macular.

Es el daño ocasionado en la mácula debido al envejecimiento y afecta la agudeza visual, con una prevalencia en personas de 85 años del 13%. Su etiología aún no se conoce del todo, pero se piensa que está asociada a factores genéticos, otros factores que se han descrito que aumentan el riesgo de padecer degeneración macular (DME) son:

  • La edad: es más común en personas mayores de 50 años.
  • Raza: las personas de origen caucásico son más propensas a padecer DME.
  • Tabaquismo: la exposición continua y prolonga al humo del cigarrillo, aumenta de manera significativa la probabilidad de padecer DME.
  • Obesidad; estudios afirman que el sobrepeso incrementa el riesgo de padecerla además de que ayuda a la progresión a formas graves de la enfermedad.
  • Las enfermedades cardiovasculares aumentan el riesgo de padecer DME.

Existen dos tipos de DME:

Degeneración macular ‘’seca’’ o atrófica, la cual se produce cuando aquellas células que son sensibles a la luz se van deteriorando progresivamente por lo que se va nublando gradualmente visión del ojo afectado.

Degeneración macular ‘’húmeda’’ o exudativa, en esta existe una angiogénesis de vasos anormales detrás de la retina los cuales son frágiles y por lo general gotean líquidos que hacen que la mácula se levante de su lugar normal por lo que se deteriora rápidamente. 

Los síntomas que presentan las personas con DME incluyen distorsiones visuales, reducción de la agudeza visual central del ojo, la dificultad para leer en espacios oscuros, reducción en la intensidad de los colores, problemas para reconocer rostros, problemas para adaptarse a los cambios de iluminación. 

165 Views0
Megaflora 9® Probióticos de amplio espectro

Megaflora 9®: la nueva generación de probióticos de amplio espectro

En Laboratorios Nutracéuticos Europeos trabajamos con probióticos multiespecies de amplio espectro que contienen cepas específicamente seleccionadas para la salud general y el bienestar. 

Con el fin de seguir mejorando nuestras fórmulas probióticas, continuamente realizamos investigaciones sobre las interacciones entre la microbiota del organismo, los probióticos, prebióticos, salud y enfermedad. Las cepas de la formulación actual de Megaflora 9® se han seleccionado específicamente por su eficacia en los tres niveles del intestino. Para aumentar la eficacia de las mismas, se utiliza la tecnología PROBIOACT®, dando como resultado una nueva y mejorada formulación probiótica.

Ventajas de la tecnología PROBIOACT® aplicada a Megaflora 9

Tiene una larga caducidad

Se conserva a temperatura ambiente

Elevada supervivencia gastrointestinal (la bacteria supera el pH ácido del estómago y el pH alcalino del intestino). 

Supervivencia de las bacterias a nivel de intestino superior al 90%, garantizando su actividad.

Corto tiempo de hidratación de las bacterias: 1 minuto

Amplio espectro de tratamiento y prevención de trastornos

Favorece la repoblación de la flora saludable

Megaflora 9®: cepas probióticas en una matriz mineral orgánica que las mantiene vivas/activas. Estos microorganismos, indispensables para una adecuada función digestiva se verán favorecidos de modo que la colonización por parte de la flora patógena es menos probable. Las cepas son: Bifidobacterium lactis W51, Bifidobacterium lactis W52, Enterococcus faecium W54, Lactobacillus acidophilus W22, Lactobacillus paracasei W20 Lactobacillus plantarum W1, Lactobacillus plantarum W21, Lactobacillus salivarius W24, Lactococcus lactis W19.

576 Views0